Buscar
  • Quinceminutos.MX

Dos lobos y un cordero decidiendo el almuerzo

Una agresión a la prensa es una amenaza a las libertades del ser humano y, por ende, un paso hacia el autoritarismo y un retroceso para la democracia. Si bien, en la democracia los gobiernos son fuerza y representación, estos son legítimos en tanto respetan los principios que les dieron origen y construyen el rumbo que el mismo pueblo ha elegido, pero lo pierden cuando ellos mismos violentan sus postulados o transgreden la libertad de manera arbitraria, aun cuando su argumento sea genuino, pero esté por encima del bien de las mayorías.


Comunicólogo, Diplomado en Periodismo por el ITESM Puebla. Premio estatal de periodismo por Nota Informativa (2014) y Crónica (2015).

Este modelo de gobierno tiene sus raíces en las libertades de pensamiento, de expresión y de acción, siempre y cuando éstas no atenten contra el orden, la estabilidad y la soberanía del pueblo. Es aquí donde el periodismo encuentra su espacio, por lo que es en sí mismo una herramienta de la democracia y un mecanismo contundente para hacer escuchar al pueblo ante su gobierno y acercar a éste con sus gobernados.


No se entiende pues, en la democracia, una agresión a la prensa, ya sea de parte del gobierno o del pueblo. No obstante, representa una advertencia de que autoritarismo y barbarie están dispuestos a ejercer la fuerza contra cualquiera y en cualquier circunstancia, incluso contra sí mismos.


El reporte presentado en mayo por la organización Artículo 19, reveló que en Puebla durante el 2019 -año en que gobernaron Jesús Rodríguez Almeida, Guillermo Pacheco Pulido e inició la administración de Luis Miguel Barbosa Huerta- se registraron 34 agresiones a la prensa. La situación se agudizó este 2020, desde que inició la emergencia sanitaria, por lo que hasta junio la misma organización había documentado 10 agresiones más, por intimidación y hostigamiento.


Menos de 20 meses atrás, el estado se encontraba inmerso en un régimen de autoritarismo que había anclado sus bases en el control casi absoluto. De ello, tampoco escapó la prensa, pero los medios que mantuvieron una línea editorial distinta, fueron objetos de persecución, intimidación y espionaje, de ahí que en 2016 el estado haya merecido un capítulo en el reporte de Artículo 19.


Actualmente, se puede decir con claridad que la prensa no es asediada con los mismos mecanismos del pasado reciente, sin embargo, se han presentado hechos que atentan contra la integridad física de los periodistas como el ocurrido a nuestro compañero Pedro Alonso, corresponsal de El Sol de Puebla y ABC Radio Puebla, o el ataque contra Itzel Valencia y Alejandro Rodríguez de Canal 13. Ninguno de estos casos puede volver a permitirse, no al menos, mientras tengamos una República Democrática...


“La democracia son dos lobos y un cordero votando sobre qué se va a almorzar. La libertad es un cordero bien armado impugnando la votación”: Benjamín Franklin

Twitter: @mecinas

BANNER.jpg
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube

Publicidad

IMA CONSULTORIA.png
Turismo

Publicidad

© 2016 Quinceminutos.MX v2.0
Puebla, Méx.